miércoles, 8 de febrero de 2017

Origen de la expresión: "Hacer la pelota"

Empleamos este uso de forma coloquial para indicar despectivamente el hecho de adular a alguien para conseguir un beneficio. Por ejemplo: "Durante toda la entrevista de trabajo Lucas estuvo haciendo la pelota al entrevistador, pero no le sirvió para conseguir el puesto".

La palabra "pelota" tiene como significado "prostituta" (entre muchas otras acepciones) en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua  y es que antiguamente era una de las maneras despectivas de llamar a las profesionales del sexo.
Se las conocía de esta manera porque, al igual que una pelota, se iban pasando de mano en mano, en este caso, de los asiduos.
El significado de la expresión en cuestión viene dado por el comportamiento de éstas halagando a sus potenciales clientes con el objeto de que adquirieran sus servicios.
Y con ese significado, conseguido con el tiempo, ha llegado este modismo a nuestros días.

Ilustración "La prostitution, un lieu ouvert dans la ville" (La prostitución, un lugar abierto en la ciudad)


jueves, 26 de enero de 2017

Origen de la expresión: "Bailar el agua"

Se emplea este modismo para referirse al acto de hacer lo que se supone que es grato para alguien. Coloquialmente podríamos definirlo como "hacer la pelota". Por ejemplo: "Mira cómo le baila el agua Andrés al jefe, ése quiere un aumento de sueldo".

Según Sebastián de Covarrubias en su célebre libro "Tesoro de la lengua castellana o española", el origen de esta expresión procede de la antigua costumbre de "las criadas", en la época estival, de echar agua al suelo de los exteriores de las casas para que cuando los "amos" regresaran, el ambiente estuviera refrescado. Cuando lo hacían, el agua zigzagueaba por los adoquines o baldosas pareciendo que bailara.

Extracto del "Tesoro de la lengua castellana o española" 1611
Con anterioridad, en el capítulo IV del Quijote, encontramos una referencia que refuerza el sentido de la procedencia citada: "Aviso a mi señor que [...] en lo que tocare a su limpieza y a su regalo [...] yo le bailaré el agua delante".

Con el tiempo, ese hecho modificó su significado hasta alcanzar el sentido que hoy en día le damos.